Algo alejada del pueblo dentro de la Ruta Jacobea a medio camino entre Villatuerta y Estella, en el paraje denominado Cuesta del Moro, a medio kilómetro del pueblo, se asiente esta ermita.

El monumento más antiguo de la villa es la actual Ermita de San Miguel, construida a finales del siglo X (entre el 971 y el 979), siendo rey de Navarra Sancho II Abarca y Blasco obispo de Pamplona.

Antiguo monasterio benedictino, ya desaparecido, que fue donado en 1.062 a Leire por el rey Sancho el de Peñalén.

De sus muros proceden unos interesantes, toscos y arcaicos relieves entre los que se encuentra el Cristo Majestad, hecho de piedra arenisca, y un relieve prerrománico del ángel San Miguel con alas más antiguo que se conocen (del siglo X).
Estos relieves se pueden contemplar en el Museo de Navarra.

Es importante esta ermita por sus famosos relieves iconográficos, en arenisca, conservados hoy en el Museo de Navarra, y que algunos autores los consideran como prerrománicos.
Destacan el relieve del Crucificado y del ángel alado (San Miguel), siendo considerados todos ellos como las primeras manifestaciones escultóricas de la época medieval en Navarra.
Algunos autores interpretan tales relieves como una expresión plástica del “famoso ordo visigodo para la partida del rey en campaña”, poco común, por otra parte, en escultura.

Ermita San Miguel: Ermita de San MiguelRelieves prerrománicos